26 feb. 2015

Leyenda de los duendes del bacín (Costa Rica)

Autor: Gulliver. La Nación, 13 de mayo de 1961. Tomado de: Leyendas costarricenses. Compilador Elías Zeledón.

En el amplio galerón que rodea el patio de la casa, las viejecitas están desgranando maíz, arrepolladas en el suelo, con las piernas cruzadas, con los guacales en sus regazos, alrededor de una pirámide blanca de mazorcas blancas y amarillas, van desgranando el duro grano. Como la tarea habitual no les coge el pensamiento, éste se a da a vagar en mil un temas: recuerdos de los tiempos idos, noticias del vecindario, crónicas de las fiestas religiosas, cuentos de fantasmas y cosas "del otro mundo".

Recojamos este relato que se dejó en la memoria: lo narraba Ña Rafela, la viejecita rechoncha y tuerta, la mejor desgranadora de maíz y la mejor rezadora del vecindario.
"Los duendes son unos chiquitos barbudos; tienen orejas puntiagudas como las de los perros: sus "paticas" son como las de los gallos, así se ven sus huellas... yo las vi muchas veces de chiquilla, en los playones de arena del Río Virilla, cuando me criaba en las haciendas de la Caja. Salen por la tarde y pierden a los niños, pero no les hacen daño; se los roban para jugar con ellos; son de los más confisgaos.
A veces se aquerencian en una casa y si los tratan mal se vuelven muy emporrosos: asustan a las gallinas vuelcan lo canastos en donde van poner; tira terrones al techo de la casa; vuelcan los comales y a veces cuando uno ha puesto los platos para servir la comida, los llenan de porquerías... Para que no molesten hay que dejarlos tranquilos y cuando salen por la tarde y no los ve, hay que hacerse el tonto, como si no los viera...
Bueno, yo "miacuerdo" que por allá por el Barrial, vivía la familia de don Reyes Vargas, en su casita que estaba en medio potrero; los duendes se le aquerenciaron y empezaron a emporrarlos... no los deajban tener vida.
Dicen quesque estaban "enamoraos" de las muchachas. 

¡Para qué contarles todas las tonterías que les hacían !: sacaban a media noche a los muchachitos de las cunas donde los tenían durmiendo; cuando las muchachas tenían la tortilla puesta en el comal, llegaban y la regaban con ceniza o con boñiga; ensuciaban la ropa tendida al sol... bueno, aquello no se aguantaba.
Le aconsejaron a don Reyes que dejara sola por unos meses la casa y que se pasara a otra; pero eso sí, que lo hiciera, sin que se dieran cuenta, porque si notaban la mudanza, se irían a la nueva casa.
De veras, ñor Reyes alistó sin mucho aparato dos carretas y un día, a medio día, echó a la familia en la carreta y en otras los "tarantines" de la casa, sin hacer bulla, se alejaron por el potrero... Cuando habían caminado como un cuarto de hora, ña Damiana, la mujer de ñor Reyes, ¡se va acordando que había olvidado algo!:
- Reyes, - le gritó su esposa- ¡sabés que dejamos olvidado el "bacín"! ¿Y ahora qué hacemos?
Y, de debajo de la carreta se oyó salir una carcajada como de muchacito y una vocecita dijo:
- ¡Adió, no se preocupe, que aquí lo llevamos! 

FUENTE:

13 feb. 2015

Tercera semana de trabajo / Third week of work

Daniela ya ha perfilados 10 bocetos de los duendes para el libro. Gabriela traslada sus textos de la prosa a la poesía. ¡Qué orgullo y qué trabajo! 

ENGLISH:
Daniela has already already prepared 10 Homely Sprites from the book. Gabriela transforms her writings into verse. We feel really proud. So much work!

ilustraciones: Daniela Guglielmetti / Textos: Ma. Gabriela Lovera - Duendes caseros

4 feb. 2015

Chullachaqui del / from Perú


"El Chullachaqui" es un enano o un demonio de la selva cuyo nombre proviene de los términos quechuas para "disímil" (Chulla) y "pie" (Chaqui), esto es “el de los pies disímiles.” Según la leyenda de Iquitos, este enano del bosque tiene la habilidad de transformarse en cualquier otra persona que él desea para engañar a visitantes o a las personas locales que viven en la selva. Él puede aparecerse tomando la forma de un miembro de la familia o de un amigo, conduciendo al incauto hacia caminos equivocados, internándolo a lo más profundo de la selva y luego dejándolo allí, desorientado y perdido. Para un niño, el Chullachaqui muchas veces aparecerá como otro niño o compañero de juego. Tras su disfraz, el Chullachaqui malvado tratará de atraer con engaños al pequeño hasta el bosque paraperderlo en él. La única forma para descubrir la identidad verdadera de Chullachaqui es mirarle los pies, pues uno de ellos es deforme. Consecuentemente, éste duende tratará de esconderlos para evitar ser desenmascarado.

Si es descubierto, el Chullachaqui escapará a la selva. El Chullachaqui o Shapishico es una de las leyendas más populares de la selva peruana, refiere a un personaje que adopta la forma o figura de una persona conocida del pueblo para engañar a sus víctimas y hacerlos perder en la espesura de su vegetación. Lo llaman Chullachaqui y es considerado el duende o guardián del bosque; infunde respeto y temor a propios y extraños. Generalmente se presenta a quienes caminan solitariamente por las trochas. Según la tradición popular, algunas veces se presenta de manera amistosa y otorgando regalos de la Selva, siempre y cuando éste no diga el origen de su buena suerte; otras veces se presenta agresivo. Algunos le atribuyen un espíritu infantil, porque secuestra niños para jugar con ellos, sin hacerles daño; otros en cambio dicen que los rapta, los destroza y se los come. 



Los que han tenido una experiencia personal con el Chullachaqui, dicen que se les presentó cuando realizaban alguna labor propia del lugar, en una figura familiar que les hace señas para seguirlo; después de un buen tiempo se dan con la sorpresa de que ha desaparecido y los ha llevado a un lugar enmarañado del bosque.Quienes dicen haberlo visto, sostienen que usa un gran sombrero de paja que oculta un rostro arrugado, en la que destaca una prominente nariz, orejas puntiagudas y ojos rojos. Apenas si traspasa el metro de estatura y viste harapos muy sucios. Otros dicen que camina encorvado y con los pies ladeados. Pero quizá, su característica principal recaiga sobre sus pies: uno es de un humano y el otro de un animal (venado, sajino, tortuga, gallo, etc): tal como se dejan impresos en el barro por donde circula. De allí su nombre Chullachaqui ampliamente conocido en Madre de Dios, la parte selvática de Cuzco, Tingo María, Loreto, San Martín y Ucayali. Además en Huánuco, en donde se le conoce por tsulla chaki." 

Fuentes textos/imágenes:

http://fudes-unsm.org/museo/la-seccion-de-antropologia-del-museo-regional-unsm/cultura/antropologia/etnologia/mitologia-amazonica/
http://www.iquitosnews.com/chullachaqui-esp.html 
http://es.wikipedia.org/wiki/Chullachaqui

ENGLISH:


"Chullachaqui, also known as Shapishico, is a legendary devil of the Peruvian and Brazilian Amazonian jungle. Some say he appears disguised as prey to hunters and tricks them deep in the jungle where even experienced trackers can not find a way back. Others say that the Chullachaqui takes the physical form of a family member or a loved one long not seen, and persuades his victim to follow him to unknown places in the jungle where they are led into traps or left at the edge of cliffs with no way out. Others say that he appears in the shape of a very short man dressed in rags waving his closed fists in the air looking for a fight. In this case, natives believe a man must accept his challenge and beat him until he uncovers all the richness he has hidden in the jungle. He who declines this challenge is cursed with the inability to hunt and foul luck: family and friends turn into enemies, wife leaves with another man, etc.

In some recent incarnations, the Chullachaqui is described as a bipedal creature, similar in appearance to an imp or some reports of el chupacabra. In these cases, the creature is said to be aggressive and extremely lethal, and has, according to some tribes, killed a number of humans. The most common Chullachaqui tales are accounts of him impersonating someone familiar to his victim. Folks claim that his uncanny ability to replicate others makes him impossible to tell apart but for a limping on his left leg which he can not change from its original state: that of a goat's leg. 


Chullachaqui is said to have an ability to turn into any animal of the rainforest. Chullachaqui is a kind of a forest spirit who guards the lands and the animals and punishes a man if he breaks a taboo or otherwise acts unwisely in the forest. According to a local legend, Chullachaqui is a member of an older species, a species that lived there long before humans. Most of the time they remain quite uninterested in humans. They inhabit forest spots far from human inhabitance where they supposedly have their own gardens and fields to tend. If a human being dwells too close to those gardens, they might attack and put a spell on the unlucky human. Sometimes a Chullachaqui might also steal a human child and raise it as its own, or lure humans into its trap for mating purposes. A human thus stolen by the Chullachaqui becomes one of them."

Source texts/images:

http://en.wikipedia.org/wiki/Chullachaqui
http://www.amaruspirit.org/peru/art/chullachaqui-and-the-lumber-industry